Ola polar: Bolivia envía más gas pero ¿alcanzan las importaciones para pasar el invierno?

Ola polar: Bolivia envía más gas pero ¿alcanzan las importaciones para pasar el invierno?

Argentina recibirá más gas natural de Bolivia durante el invierno. Qué dice el contrato y cómo se comparan los costos con la producción local. El impacto del frío en la demanda.

Con bombos y platillos, el presidente de Bolivia, Luis Arce Catacora, informó este fin de semana que la petrolera estatal de su país, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) aumentó en las últimas semanas sus exportaciones de gas a la Argentina hasta los 14 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d), debido al mayor consumo de este combustible en la temporada de invierno.

No obstante, esta cantidad no alcanza para cubrir el pico de demanda; ni siquiera las importaciones de gas licuado, que se descargan en los puertos de Escobar y Bahía Blanca, satisfacen por estos días el consumo hogareño.

Estamos enviando 14 millones de metros cúbicos de gas diarios a #Argentina, ante la subida de la demanda de este energético por invierno. El gobierno de ese país aprobó un decreto que autoriza un crédito de $us 200 millones para la compra de gas boliviano.

Por la ola polar, los usuarios residenciales argentinos demandaron sostenidamente en los últimos días más de 80 MMm3/d.

Meses atrás, la Secretaría de Energía había proyectado que cerca de un 26% del gas que se consumirá en invierno será de origen importado. Las importaciones de gas a lo largo del año insumirían unos u$s 3000 millones, que deberán salir de las reservas del Banco Central (BCRA).

La situación obligó a las autoridades energéticas a reducir las entregas de gas natural para las centrales eléctricas y sustituir la generación de energía con gasoil, fuel oil y carbón mineral, combustibles que son más caros para el Estado, que ya cubre más de un 50% de los costos.

Los envíos de gas de Bolivia están pactados por el contrato que firmaron en 2006 los expresidentes Néstor Kirchner y Evo Morales, del que ahora rige una quinta adenda, que se extiende hasta el 31 de diciembre de este año. El contrato tiene una duración total de 20 años, hasta fines de 2026.

La cantidad garantizada por Bolivia es un 20% menor a la del invierno del año pasado -17 MMm3/d-, ya que el país vecino tiene una declinación en su producción de gas.

PRECIOS
El precio que paga la Argentina está determinado por una fórmula; hoy ronda los u$s 6 por millón de BTU, según el cálculo de técnicos oficiales.

Mientras tanto, el país paga un promedio de u$s 7,46 por millón de BTU el gas licuado (a lo que se debe sumar u$s 1,25 en concepto de regasificación), según comentó recientemente el secretario de Energía, Darío Martínez.
Y entre u$s 14,50 y u$s 15,50 los combustibles líquidos que se utilizan en las usinas termoeléctricas, más contaminantes que el gas natural.

El jueves pasado el sistema eléctrico tuvo un consumo casi récord de gasoil en las centrales térmicas. Los líquidos reemplazaron el equivalente a 46 millones de m3 de gas natural, reportó la consultora G&G Energy Consultants.

La producción local, en cambio, se remunera en pesos a un equivalente de u$s 3,94 por millón de BTU. Como contó El Cronista, el Plan Gas empezó a revertir la tendencia declinante de la oferta nacional.
El shale gas puede colmar los gasoductos que salen desde Vaca Muerta, aunque todavía faltará un buen tiempo para recobrar los niveles de producción agregada total de mediados de 2019, cuando superó los 144 MMm3/d, entre los pozos de la Cuenca Neuquina, Austral y el Golfo San Jorge.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related post