LA CRISIS CLIMÁTICA Y LA ENERGÍA HIDROELÉCTRICA EN AMÉRICA LATINA

El mapa de Diálogo Chino ofrece detalles sobre las centrales hidroeléctricas y las variaciones de las precipitaciones en la región, revelando implicaciones potencialmente negativas para los proyectos existentes y previstos

Líneas eléctricas de la represa hidroeléctrica de Itaipú, al sur de Brasil. Se prevé que esta zona del país se enfrentará a un aumento de las precipitaciones. (Imagen: Jose Luis Stephens / Alamy)

La energía hidroeléctrica es la principal fuente de generación de electricidad en la mayoría de los países de América Latina. Representa el 45% de las necesidades totales de electricidad de la región, una cifra significativamente superior a la media mundial del 16%, y se están desarrollando numerosos nuevos proyectos. Pero la energía hidroeléctrica no es una fuente infalible: el cambio climático podría tener efectos negativos considerables.

La fluctuación de las precipitaciones, el aumento de las temperaturas, el deshielo de los glaciares y los efectos meteorológicos extremos, entre otras consecuencias de la crisis climática, pueden afectar negativamente a las centrales hidroeléctricas y a la generación de energía en general. Esto debería obligar a los gobiernos y a los inversores a adaptarse a algunos de los efectos ya perceptibles y a considerar diferentes escenarios climáticos a la hora de evaluar la fiabilidad y la rentabilidad de los nuevos proyectos hidroeléctricos.

En un momento en que la región está evaluando su transición para abandonar los combustibles fósiles, Diálogo Chino presenta un mapa interactivo único que ubica a las centrales hidroeléctricas de América Latina, y detalla su capacidad energética instalada, su estado y sus propietarios. El mapa muestra la variación de las precipitaciones en los escenarios de calentamiento de 2°C, 3°C y 4°C.

El mapa muestra 439 centrales hidroeléctricas en 24 países de América Latina y el Caribe de las que hemos podido recopilar datos. Dado el número de proyectos en Brasil, fijamos la capacidad instalada mínima para los proyectos de ese país en 100MW. Por razones similares, el límite inferior para la inclusión de los proyectos de México fue de 50MW. Para América Central y el Caribe, fue de 30MW.

Los datos sobre la ubicación y el estado de las centrales se recopilaron cruzando información de fuentes estatales, empresas operadoras, gremios industriales y comunicados de prensa. Obtuvimos las cifras de la variación de las precipitaciones en las subregiones latinoamericanas designadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el grupo internacional de científicos líderes en materia de clima.

La energía hidroeléctrica tiene muchos impactos que plantean serias dudas sobre su sostenibilidad, desde la deforestación y la destrucción de tierras indígenas hasta los sobrecostos y la afectación del caudal de los ríos. Aunque habrá algunas variaciones dentro de las regiones, nuestro mapa pretende mostrar dónde podría ponerse en duda el futuro a largo plazo de la energía hidroeléctrica y dónde, por el contrario, aumentará su potencial. 

La energía hidroeléctrica en América Latina

La geografía y la meteorología únicas de América Latina explican el uso generalizado de la energía hidroeléctrica. Sus cuatro mayores sistemas de drenaje cubren aproximadamente dos tercios del continente. La mayoría de las cuencas fluviales se encuentran al este de los Andes y fluyen hacia el Océano Atlántico. También cuenta con numerosos glaciares que alimentan las centrales hidroeléctricas.

A pesar de que en los últimos años muchas instituciones multilaterales de financiación han acordado eliminar la energía hidroeléctrica de sus carteras, siguen poniéndose en marcha megaproyectos. En 2020, Brasil superó a China como país con el mayor aumento anual de capacidad hidroeléctrica instalada, al añadir 4919 MW con la inauguración de la represa de Belo Monte. En Colombia, se espera que la represa de Ituango comience a funcionar este año, satisfaciendo el 17% de la demanda energética del país. Mientras tanto, Argentina sigue adelante con las enormes represas Kirchner-Cepernic.

Sin embargo, el aumento de la variabilidad climática es un nuevo reto para una región históricamente dependiente de la energía hidroeléctrica. Durante las últimas décadas, las precipitaciones han aumentado en las regiones costeras de los países andinos, como Ecuador y Colombia, mientras que han disminuido en amplias zonas de Centroamérica, el sur de Chile y el suroeste de Argentina.

Un estudio de la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por su sigla en inglés) evaluó los impactos climáticos en más del 86% de la capacidad hidroeléctrica instalada en América Latina, centrándose en 13 países con la mayor cantidad. Se constató que se prevé que el factor de capacidad hidroeléctrica regional disminuya hasta el final del siglo debido al cambio climático.

Cuanto mayor sea la concentración de emisiones de gases de efecto invernadero, mayor será el impacto negativo en la generación global de energía hidroeléctrica, según el estudio. Sin embargo, esto cambia en función de la región. Se prevé que la región andina experimente un ligero aumento de la capacidad hidroeléctrica, mientras que en el resto de Sudamérica y Centroamérica se produciría un descenso.

«Al igual que otros tipos de infraestructuras, el sector hidroeléctrico está empezando a experimentar los impactos del cambio climático. La disponibilidad de agua y la generación de energía hidroeléctrica pueden verse afectadas por los cambios en los patrones hidrológicos y los fenómenos meteorológicos extremos. En algunas zonas, sin embargo, estos cambios pueden aumentar la producción de energía hidroeléctrica», dijo la Asociación Internacional de Hidroelectricidad (IHA) vía correo electrónico.

Ganadores y perdedores

Chile ya sufre una histórica y prolongada sequía y, sin embargo, es el país del Cono Sur con más centrales hidroeléctricas previstas: Los Lagos y San Pedro en el sur, y Nido de Águila y Los Cóndores en la región central.

En el mapa queda claro que Chile será el país más afectado por la disminución de las lluvias. Actualmente, las precipitaciones en Chile son más cortas e intensas, y las prolongadas son cada vez más escasas. Según datos de la consultora Systep, la generación hidroeléctrica chilena ha disminuido durante los tres primeros meses del año, en comparación con 2021, en parte debido a la sequía.

Brasil se verá afectado de forma desigual por el cambio climático. Las zonas del norte, el centro y el noreste serán más secas, lo que supone una amenaza para biomas vulnerables como la Amazonia y el Cerrado. Las mayores centrales hidroeléctricas de Brasil están en el Norte, lo que supone un gran riesgo para la seguridad energética. Sin embargo, las zonas del sureste y del sur del país se enfrentarán a un aumento de las precipitaciones.

También es preocupante que el país esté planeando tres grandes centrales hidroeléctricas en la cuenca del río Tapajós, en el estado de Pará, en la región que podría tener más de 40 días consecutivos de sequía bajo el escenario de calentamiento de 4 grados. También podría experimentar un 15% menos de precipitaciones.

Sin embargo, las próximas centrales hidroeléctricas no son el único problema. Las centrales brasileñas de Belo Monte (11233 MW) y Tucuruí (8535 MW), ambas en el norte, podrían enfrentarse a una reducción de los caudales de agua, de la generación de energía y de la eficiencia, lo que llevaría a un aumento de la factura energética y a recurrir a centrales de carbón y gas para satisfacer su demanda de energía, como ocurrió en 2021.

Al igual que otros tipos de infraestructuras, el sector hidroeléctrico está empezando a experimentar los impactos del cambio climático

El mapa también muestra que el este de Colombia sufrirá una importante disminución de las precipitaciones en todos los escenarios de calentamiento. De las 34 centrales hidroeléctricas identificadas en el país, 29 están en funcionamiento, una en construcción y cuatro en proyecto. La mayor parte de Bolivia también experimentará un descenso moderado de las precipitaciones, en medio de planes para ampliar la capacidad hidroeléctrica en los próximos años

En Uruguay, la mayor parte de Paraguay y Perú, el noreste de Argentina y Ecuador se prevé un aumento de las precipitaciones en todos los escenarios de calentamiento. En Ecuador, el 92% de la energía provino de la hidroeléctrica el año pasado, con varios proyectos como Toachi Pilatón y Coca Codo Sinclair envueltos en una mala gestión. Perú tiene grandes esperanzas en la hidroelectricidad, con la mitad de los proyectos en el mapa operativos o en estudio.

La hidroelectricidad representa el 10% de la energía total de México. La mayoría de las centrales se construyeron en los años 50 y 60, y algunas en los 70, y han acumulado sedimentos, lo que provoca problemas para generar la capacidad instalada. El gobierno actual se ha centrado en la modernización y en la mejora de los equipos para generar más electricidad.

La mayoría de las plantas están en Puebla, Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Chiapas y, del centro al norte, en Michoacán, en Nayarit. La hidroelectricidad es uno de los pilares de los planes energéticos del gobierno, que considera que la hidroeléctrica es fundamental para la transición energética, a pesar de los problemas de reducción de capacidad por la sequía.

El camino a seguir

Los expertos coinciden en que, para anticiparse, adaptarse y recuperarse de los impactos climáticos adversos, la energía hidroeléctrica latinoamericana debe ser más resistente al clima. La energía hidroeléctrica resistente puede beneficiar a la gestión del agua, actuando como un amortiguador contra la variabilidad del agua, y también apoyar la transición energética de la región.

La IEA recomienda que los gobiernos movilicen la inversión en la modernización de las centrales hidroeléctricas envejecidas, ya que más del 50% de la capacidad instalada en la región tiene más de 30 años, y la vida útil estándar de una represa es de 30 a 80 años. La IEA también sugiere que los gobiernos incluyan los impactos climáticos de la energía hidroeléctrica en los planes nacionales de adaptación. Sólo seis de los 13 examinados por la agencia lo han hecho.

vista aérea de una planta solar en el desierto de Atacama en Chile

Lee más: Mapeando la energía renovable no hidroeléctrica de América Latina

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre la energía hidroeléctrica en América Central sostiene que la energía hidroeléctrica no debe necesariamente descartarse por completo debido a las preocupaciones climáticas, ya que las medidas de adaptación tempranas pueden ayudar a abordar los desafíos clave. Sin embargo, el BID sostiene que el cambio climático debe ser un factor clave a la hora de planificar una nueva central.

Los beneficios de los sistemas eléctricos resistentes son mucho mayores que los costos en la mayoría de los escenarios climáticos. Se calcula que por cada dólar invertido en infraestructuras resistentes al clima se pueden ahorrar seis. Si las acciones necesarias para la resiliencia se retrasan diez años, el costo casi se duplicará.

«En muchos lugares, el aumento del agua puede gestionarse mejor a través de infraestructuras motorizadas, como las hidroeléctricas. La mayoría de las instalaciones no sólo son robustas durante muchas décadas, sino que la mayoría de las represas también se construyen para controlar las inundaciones y la sequía, además de para el riego», dijo la IHA. «Las represas motorizadas pueden ser mitigadores y adaptadores climáticos resistentes».

Datos recopilados por Emilio Godoy, Damián Profeta, Jorge Chávez y Sarita Reed, con el apoyo de Robert Soutar, Fermín Koop, Flávia Milhorance, Alejandra Cuéllar, Jack Lo, Lívia Machado Costa y Marina Bello. Mapa diseñado por Julia Janicki.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.