LA INVERSIÓN OSCILA ENTRE 2.310 Y 12.500 BOLIVIANOS – BOLIVIA IMPULSA AHORRO DEL 30% EN EL PAGO DE LUZ CON PANELES SOLARES

Con el Decreto Supremo 4477 sobre la Generación Distribuida, ahora la energía está “hecha en casa”, a través de pequeñas plantas para generar su propia energía y vender sus excedentes.

La energía ahora está “hecha en casa”. El Gobierno aprobó el Decreto Supremo (DS) 4477, que impulsa el ahorro del 30% en el pago de la energía eléctrica con el uso de paneles solares, gracias al autoconsumo.

Se trata de una norma para la actividad de Generación Distribuida, que permite a los usuarios convertir sus hogares en pequeñas plantas para generar su propia energía y vender sus excedentes a la Red de Distribución.

La inversión prevista en los paneles es de entre 2.310 y 12.500 bolivianos, de acuerdo con las ofertas que se pueden encontrar en el internet de empresas legalmente establecidas.

Según el gerente General de la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica Cochabamba (Elfec), Héctor Maldonado, la generación de energía se caracteriza por ser un sistema de generación descentralizado e instalado en el lugar del consumo.

En Bolivia, especialmente en la zona del altiplano, se presentan los mayores niveles de radiación en el territorio nacional y a escala mundial. A pesar de estas condiciones favorables, el uso de los sistemas solares todavía es una opción poco considerada para ser utilizada en industrias, casas y edificios.

BENEFICIOS Uno de los sistemas de generación distribuida más común es la energía solar fotovoltaica. También está la energía eólica y bioenergías en hogares y/o empresas. Todas ellas son energías alternativas, por medio de fuentes renovables, que ayudan al medio ambiente y van contra el cambio climático. A su vez, reducen la dependencia que tiene el país de la generación de electricidad con base a combustibles fósiles, disminuyendo además las emisiones de gases de efecto invernadero, es decir dióxido de carbono (CO2). Y es que Bolivia tiene suficiente cantidad de energía de este tipo, incluso para exportar, pero busca una energía diferente de fuentes renovables.

“Este tipo de energías tiene una finalidad diferente como es de apoyar a la conservación y preservación del medio ambiente, el ahorro y la eficiencia energética, por medio de fuentes de generación con energías renovables”, manifestó Maldonado

Desde la Empresa Nacional de Electricidad (Ende) Corporación, encargada de la generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica a la población, apuntaron que entre los beneficios está el incremento de la confiabilidad en el suministro de energía eléctrica a corto, mediano y largo plazo; y la reactivación económica por la generación de empleos a través de microempresas y proveedores de materiales, además de la mano de obra para la instalación de los paneles solares y accesorios.

Por otro lado, se destaca la reducción de pérdidas de energía en la red eléctrica. Con referencia al ahorro, aumenta debido a que los costos disminuyen y el incremento de la eficiencia de los equipos de generación con el avance de la tecnología. Es una tecnología inagotable.

Anteriormente, el Gerente técnico de Ende Transmisión, Jorge Heredia, informó que la generación distribuida significa un ahorro del 30% del costo de electricidad.

RETRIBUCIÓN Según el DS 4477, del 24 de marzo de 2021, y aprobada por el presidente en ejercicio de entonces, David Choquehuanca, la potencia instalada para la Generación Distribuida se divide en tres: nanogeneración, con una potencia menor o igual a 10 kilowatts (kW); microgeneración, con potencia mayor a 10 kW y menor o igual a 50 kW; y minigeneración, con potencia mayor a 50 kW y menor o igual a 350 kW.

En el artículo 5 del decreto se hace referencia a la retribución de los excedentes a la red de distribución, que será establecida mediante resolución administrativa. La base será el desarrollo del mercado eléctrico; las categorías de consumo; la energía consumida por el generador distribuido; y la energía inyectada a la red de distribución.

“El Ente Regulador del sector eléctrico aplicará un costo mínimo que debe ser equivalente al costo mínimo vigente de la energía producida en el Sistema Interconectado Nacional y un máximo que equivale al costo final de distribución, que se aplicará en función al balance entre el consumo y la energía horaria inyectada a la Red de Distribución”, dice la norma.

Por el momento, según Maldonado, aún no se tiene una proyección del monto de excedente que una familia puede inyectar a la red. También aclaró que la conexión a la empresa distribuidora no tiene ningún costo, sin embargo, el usuario debe cubrir los gastos que representan la implementación, colocación de accesorios y la certificación de las instalaciones.

Desde el Ministerio se refiere a un sistema de compensación de tres tipos: medición neta de energía (net-metering) y es solo un intercambio de energía entre el consumidor y la distribuidora por lo que no existe precio por la energía inyectada; facturación neta (net-billing), mediante la que se determina los montos a favor o en contra a través de dos medidores; y tarifa promocional (feed-in-tariff) que se establece con una tarifa mínima sobre precio o premio.

De acuerdo con la información que presenta el Ministerio de Hidrocarburos y Energías, la cantidad de energía solar que llega a la Tierra durante una hora, es mayor que la energía que el planeta consume en un año.

Los paneles solares como opción

Los módulos solares fotovoltaicos están fabricados de silicio y son los encargados de transformar la radiación solar en energía eléctrica.

Se colocan en los techos (cubiertas) de casas y edificios desde donde transforman la radiación solar en energía eléctrica.

Para acceder a este beneficio de Generación Distribuida se requieren los paneles y un inversor, este último es un dispositivo electrónico capaz de transformar la corriente continua en corriente alterna que se tiene en los hogares para consumo propio y en caso de que exista excedente inyectarlo a la red eléctrica de distribución.

En Alemania, este sistema con paneles solares es uno de los más utilizados y ya hay más de 800.000 viviendas que apuestan por el cuidado del medio ambiente.

En las redes sociales se encuentran kits domiciliarios de paneles solares desde 2.310 bolivianos hasta 12.500. El más básico es de un panel solar de 100 Wp, regulador de 10ª, batería de 70 Ah, e inversor de 500 W con un año de garantía bajo revisión.

El otro es con paneles de 400 W, batería AGM 12V 65 Ah; controlador 10A y el inversor de onda modificada 600 W por 4.700 bolivianos. La instalación con ese precio es para el Trópico de Cochabamba, según el anuncio.

También está el kit de autoconsumo con un promedio anual de 170 Kwh/mes. Tiene cuatro paneles solares tipo PERC de 280 Wp y un inversor de 1.000 W. El precio es de 12.500 bolivianos e incluye instalación, mano de obra, estructura metálica, cables, protecciones eléctricas, tablero y otros, además de una garantía de dos años.

Las células solares fotovoltaicas son de color azul por su mayor eficiencia para convertir la radiación solar en energía eléctrica. Las capas súper finas de silicio llamadas “wafers” son en realidad gris opaco, el color natural de ese elemento.

Cuando no hay sol, si el sistema está conectado a la red de distribución, consumirá energía eléctrica de la red. Los que no están conectados pueden utilizar baterías para almacenar la energía que utilizarán en la noche.

En días nublados, el módulo fotovoltaico sí produce energía aunque en mucho menor intensidad que en los días despejados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.